Turismo

La ciudad de California que nació con la fiebre del oro, fue “un mar de pecado y lujuria” y hoy solo habitan fantasmas

La ciudad de California que nació con la fiebre del oro, fue “un mar de pecado y lujuria” y hoy solo habitan fantasmas

Los visitantes pueden recorrer calles silenciosas con sus casas vacías y negocios abandonados.El lugar detenido en el tiempo es un gran museo a cielo abierto.