Cultura

Manuel Alejandro sobre Rosalía: la más grande

Manuel Alejandro sobre Rosalía: la más grande

Cuando en los años cincuenta, en el viejo caserón de San Bernardo, radicaba el Real Conservatorio de Música de Madrid, milité en la disciplina de Composición de don Julio Gómez, que junto a Conrado del Campo o Beigbeder, mi padre, pertenecía a la llamada Generación de los Maestros; y como alumno compartí pupitre con García Abril o Bernaola, que con el tiempo fueron pilares de la culta música española; disfrutamos en las clases de folclore de la sabiduría del profesor García Matos, donde supimos de la riqueza del cancionero popular español. En tal materia recibí doble dosis sobre el cante flamenco, pues ya venía de Jerez impregnado desde niño de sus palos, que sin necesidad de ir al teatro o prender la radio, única posibilidad en aquella época, tenía en la madrugada, bajo los miradores de mi misma casa, a cincuenta metros de la Quinta Avenida del cante jondo, la calle Nueva, los gitanos más genuinos cantando tarantos, paterneras, deblas o seguidillas, con sus broncas voces de tabaco y vino.

Seguir leyendo

En los Grammy que se celebraron en Sevilla, la cantante se olvidó de sus tan diferentes y exitosas incursiones por cualquier estilo pasado o por pasarLeer más