Cultura

El explorador, soldado y espía que buscó la ciudad perdida de Alejandro Magno y se enredó en los peligros del Gran Juego en Afganistán

“De vez en cuando, Dios hace que nazcan hombres (y tú eres uno de ellos) que sienten una profunda pasión por las acciones en las que se expone la vida a cambio de averiguar cosas”. Las palabras que dirige Lurgan Sahib a Kim en la famosa novela de Rudyard Kipling durante la formación del chico como espía del Raj sirven también para describir al aventurero Charles Masson, un personaje real que por sus andanzas parece salido también de otra de las obras famosas de Kipling, El hombre que quiso ser rey, pues hasta le ofrecieron un reino. Con la vida de Masson, explorador, soldado, espía, estamos en los predios de la aventura con mayúsculas en la época del Gran Juego, la denominación que se dio a la rivalidad política del siglo XIX entre Gran Bretaña y Rusia en Asia central y término que Kipling contribuyó a popularizar precisamente en su Kim. En el tablero geopolítico (que diríamos ahora) del Gran Juego, Afganistán, vasto territorio en su mayor parte desconocido y hostil a los occidentales, ocupaba las casillas principales y era el no va más de la exploración, el espionaje y la diplomacia. Aunque no se llegó a una guerra abierta entre Rusia y Gran Bretaña, sí hubo tres guerras afganas subsidiarias libradas por los británicos, obsesionados por controlar ese patio trasero de la India.

Seguir leyendo

La desmesurada existencia del aventurero del XIX y pionero de la arqueología Charles Masson cobra vida en ‘Alejandría’, del historiador Edmund RichardsonLeer más

Generated by Feedzy