Cultura

Encamados, tumbados y convalecientes: entre la literatura y la psiquiatría

Tras muchos años de donaciones, pesquisas y diplomacia, el Museo Carnavalet de París reconstruyó la estancia en la que vivió Marcel Proust. El museo, en un palacio del barrio de Le Marais, un vecindario ajeno a los ambientes de la gran aristocracia donde transcurre En busca del tiempo perdido, recreó a principios de año el apartamento del bulevar Malesherbes donde el escritor vivía con su madre.

Seguir leyendo

Los escritores atados a su cama forman una aristocracia dentro de un oficio lleno de cuerpos enfermos y temperamentos depresivos. Varios libros exploran su universoLeer más

Generated by Feedzy