Tecno

Imágenes sexuales que destruyen y matan

Verónica se quitó la vida a los 32 años. Tenía pareja, dos hijas menores de cinco años y trabajo en la fábrica de vehículos industriales de Iveco en Madrid. “Era alegre y sus relaciones con los compañeros eran normales, las habituales”, recuerdan ahora los compañeros de una planta que hoy cuenta con 2.400 trabajadores. Verónica tenía una vida común, como la de cualquier persona. Ese mundo cotidiano se derrumbó en 2019, cuando comenzó a difundirse entre parte de la plantilla un vídeo grabado durante una antigua relación y que contenía imágenes sexuales en las que aparecía. El 25 de mayo se suicidó en su casa. Es el caso conocido más grave de los ocurridos en España de redifusión no consentida de contenidos íntimos, una práctica que la tecnología permite que todos podamos ser víctimas (el 50% de los adultos comparten imágenes o textos sexuales) o culpables, porque la propagación de estos sin consentimiento es delito.

Seguir leyendo

La tecnología facilita que cualquiera pueda ser víctima o culpable de la difusión no consentida de contenidos íntimosLeer más

Generated by Feedzy