Cultura

El Raso, la ciudad que levantaron los vetones para defenderse de Aníbal

Entre los años 221 y 220 a. C., el ejército del cartaginés Aníbal Barca avanzaba por el centro de la península Ibérica buscando soldados y dinero para enfrentarse a sus enemigos romanos. Sus tropas guerreaban con los pueblos célticos que se les resistían y que ocupaban un área que se extendía aproximadamente por las actuales provincias de Salamanca y Ávila. Los vetones de un poblado conocido como El Castañar, derrotados ante la superioridad de la maquinaria militar cartaginesa, huyeron a un otero próximo (Cabeza de la Laguna), en la pedanía de El Raso, en el término municipal de Candeleda (Ávila), y levantaron un enorme asentamiento fortificado rodeado de una potente muralla, de hasta tres metros de anchura, y protegida por torres, bastiones y dos potentes edificaciones (el Castillo y el Castillejo). El castro de El Raso o El Freíllo ―se le conoce con ambas denominaciones―desapareció 150 años después con la conquista romana. Ahora el proyecto Recuperación sobre los sistemas defensivos del castro de El Freíllo (Candeleda) intenta devolver a la luz el baluarte de un asentamiento donde llegaron a vivir unas 2.500 personas. La Sociedad Ibérica de Arqueología, el Ayuntamiento de Candeleda y el Centro de Desarrollo Rural Valle del Tiétar promueven la idea.

Seguir leyendo

Las prospecciones geomagnéticas, drones con cámaras térmicas y tecnología láser desvelan un enorme castro celta de 18 hectáreas en Ávila, del que se está reconstruyendo su murallaLeer más

Generated by Feedzy