Cultura

El criminal de guerra se llamaba Quinto Fabio Máximo Serviliano

El cerro de la Cruz, en Almedinilla (Córdoba), es conocido por los arqueólogos que lo excavan como el lugar donde se produjo “un drama en tres actos”. De esta manera describen el otero que fue testigo a lo largo de milenios de la Guerra Civil (1936-1939), un pequeño poblado medieval de época emiral islámica, destruido por un incendio en el siglo X, y un asentamiento ibérico arrasado hasta sus cimientos a mediados del II. a. C. En este último caso, los esqueletos de sus habitantes, con huellas de temibles mutilaciones y torturas monstruosas, tapizaron sus calles y el interior de las viviendas, donde muchos fallecieron abrasados, asfixiados o aplastados por los derrumbes. Tal fue la magnitud de la masacre que los objetos cotidianos que utilizaban los pobladores quedaron en el mismo lugar donde se desplomaron o ardieron. Nadie dio sepultura a nadie, porque no quedaba nadie para hacerlo. Ahora, el estudio El contexto cronológico e histórico de la destrucción del asentamiento ibérico en el Cerro de la Cruz, del catedrático de Arqueología de la Universidad Autónoma, Fernando Quesada, desvela el nombre del monstruo que probablemente llevó a cabo la hecatombe: el político y militar romano Quinto Fabio Máximo Serviliano.

Seguir leyendo

El catedrático Fernando Quesada desvela el nombre del general romano que torturó, asesinó y arrasó por completo una población íbera en el siglo II a. C en la actual provincia de CórdobaLeer más

Generated by Feedzy