Cultura

El desencanto y la polémica sobre temas gais envuelven a Disney en la recta final rumbo a los Oscar

Desencanto en el lugar más feliz de la tierra. El escándalo mancha a Disney a escasos días de la ceremonia de entrega de los Oscar, que se celebrará el próximo domingo en Los Ángeles. El gigante de la comunicación y el entretenimiento, dueño del estudio más grande de Hollywood, no está siendo estos días tema de conversación por las decenas de nominaciones que suman sus producciones en la edición de este año, entre ellas tres en la categoría de mejor largometraje animado, sino por la revuelta interna que se ha desatado en la compañía por su tibia posición frente a la homofobia y su falta de compromiso en favor de los derechos del colectivo LGTBIQ+. Pocos minutos después de las 11 de la mañana del pasado martes, decenas de empleados de la empresa abandonaron sus puestos de trabajo durante 15 minutos en la sede central de la empresa, en Burbank (California), como señal de rechazo a su postura que el consejero delegado, Bob Chapek, mostró ante la aprobación a primeros de marzo en el Estado de Florida —que alberga cuatro parques temáticos de Disney— de un proyecto de ley que prohíbe hablar de la orientación sexual y de género en las aulas antes del tercer grado, cuando los niños tienen entre ocho y nueve años. Calificada de homófoba por el propio presidente de EE UU, Joe Biden, la norma ha sido bautizada como ley Don’t Say Gay (No digas gay).

Seguir leyendo

El escándalo por la censura de secuencias de afecto entre personas del mismo sexo y la tibia posición de la compañía frente a una ley calificada como homófoba por Biden proyectan una sombra sobre sus películas nominadasLeer más