Cultura

Fernando Delgado novela la corrupción valenciana y madrileña en la berlanguiana ‘Todos al infierno’

Un joven tinerfeño se instaló en Madrid en la recta final del franquismo y muy pronto consolidó su incipiente carrera como periodista y escritor. Fernando Delgado también amplió rápidamente su círculo de amistades con poetas como su vecino, el valenciano Francisco Brines. Cuando le entraba nostalgia del mar, se escapaba en coche a Gandia “por aquella fatídica carretera” de entonces. Ya en la Transición solía visitar a algunos amigos políticos de Valencia. Y años después venció su prevención inicial y se dejó convencer por Luis García Berlanga para presenciar una mascletà desde la casa familiar del cineasta. “Yo no quería, pero fue algo tremendo, emocionante”, recuerda Fernando Delgado, de 74 años, mirando la lluvia que cae en el patio de su casa de la población valenciana de Faura, donde vive con su pareja desde hace casi dos décadas.

Seguir leyendo

El escritor y periodista sugiere que será su última incursión en la ficción y se muestra muy crítico con la “putrefacción de la política”Leer más