Cultura

Kéré gana el Pritzker y se convierte en el primer africano en recibir el premio más importante de la arquitectura mundial

“No se trata de hacer, sino de enseñar a hacer”. El primer arquitecto africano en ganar el premio Pritzker marca un cambio de paradigma en la historia de este galardón al celebrar a un profesional que consigue actualizar la tradición y reunir dinero para construir por encima de reconocer al que mejor construye con medios menos limitados. Diébédo Francis Kéré (Gando, Burkina Faso, 1965) representa al arquitecto como guía para el cambio hacia una construcción más sostenible ―con medios locales y más lógica que tecnología― colaborativa y compartida. También la esperanza de que la arquitectura ayude más a mejorar la suerte de mucha gente que la fortuna de unos pocos.

Seguir leyendo

Escuela primaria en Gando (Burkina Faso), 2001

Recién licenciado en Berlín, el arquitecto reunió el dinero para construir una escuela en su poblado y dar a sus habitantes la oportunidad que él había tenido. Actualizó la manera tradicional de construir, adelantando medidas bioclimáticas como el techo elevado para ventilar.

Ópera y poblado en Laongo (Burkina Faso), 2010

Una década después, también este conjunto de edificios parece un cuento feliz. El dramaturgo alemán Christoph Schlingensief quiso construir una Ópera en África. Pero las fuertes inundaciones lo inclinaron a levantar un poblado con escuela, teatro y viviendas.

Clínica en Léo, (Burkina Faso), 2014

Con ladrillo y tierra compactada, Kéré y su estudio dan un paso más. La clínica, promovida por Operieren in Afrika, es modular, fácilmente ampliable. Está levantada con ladrillos y tierra compactada. Aparece el color, en marcos de las ventanas destinados a reducir la absorción solar.

Startup Lions Campus, Turkana (Kenia) 2021

En su proyecto finalizado más reciente, Kéré cambia de escala para construir la residencia para jóvenes que estudian tecnología de la información. Adaptados a la topografía del terreno y cerrados para protegerse del sol, los edificios, coronados por terrazas-miradores, aspiran a cubrirse de vegetación.

Comunidad Benga Riverside, Tete (Mozambique), 2014

Levantada gracias al apoyo del grupo Enko Education Benga, esta escuela y comunidad desnuda la arquitectura de Kéré a lo más básico: ventilación, aislamiento (del sol y de la arena).

Escuela Secundaria Schorge en Koudougou (Burkina Faso), 2016

La forma es más orgánica, en torno a un patio, los materiales, y mano de obra, siguen siendo locales. Se quedan la cubierta ventilada y el color y una pantalla de madera envuelve al edificio frenando la insolación y la arena. Junto a la escuela se construye la consulta de un dentista para tratar a los niños.

Pabellón de la Serpentine, Londres. 2017

Este edificio marca un antes y un después y plantea si la arquitectura de Kéré puede viajar fuera de África manteniendo todo su sentido. También consagra al burkinés entre los proyectistas más reconocidos del mundo.

Sarbalé Ke. Coachella, Indio (EEUU), 2019

Kéré se convierte en un arquitecto festivo muy inventivo al firmar intervenciones temporales como el festival de música y arte de Coachella. Ventiladas y coloristas, estas torres temporales servían de umbráculo a los visitantes.

Parlamento de Benín en Porto-Novo, 2021 (proyecto en construcción)

Cuando se construyan el Parlamento que ha proyectado para su país y el de Benín sabremos si Kéré es un gran proyectista además del arquitecto que, cambiando de paradigma, ha conseguido actualizar la arquitectura de algunos países africanos desde su propia tradición y cultura.La elección del proyectista burkinés marca un cambio de paradigma en la historia del galardón al reconocer el papel del arquitecto como un guía capaz de cambiar la suerte de una comunidad y la ambición de su disciplinaLeer más