Cultura

Javier Bardem irrumpe por sorpresa en ‘Rock & Ríos’ para cantar ‘Bienvenidos’: historia de una pasión

“Con ustedes, Miguel Ríos”. Dijo el bajista, Tato Gómez. Pero aquel cohete que irrumpió en el escenario del WiZink Center de Madrid no era el veterano rockero. Bueno sí, parecía Miguel Ríos, pero el del primer Rock & Ríos, en 1982. Un tipo en vaqueros y cazadora de cuero brincando, corriendo, agitando los brazos. Un calambre nervioso. Javier Bardem, desatado: “Buenas noches bienvenidos, hijos del rock and roll, os saludan los aliados de la noche”. El actor no figuraba dentro de la larga lista de invitados. Era la gran sorpresa del 40 aniversario de Rock & Ríos en su segundo y último día después del llenazo del viernes y de otro “no hay billetes” de anoche. Bardem no cantó Bienvenidos. La bramó. Cuando ya llevaba un par de minutos desbocado apareció en el escenario Miguel Ríos, el gran protagonista de la noche. Faltaba la guinda para esta primera canción: al dúo se unió Lúa, hija de Miguel Ríos, siempre alérgica a los focos, pero que esta vez, segura de lo importante de la cita, se dejó convencer por su padre. Los tres interpretaron un desmadrado Bienvenidos en un espectáculo de exaltación rockera que entusiasmó a 10.000 espectadores y que duró dos horas y media.

Seguir leyendo

El actor viajó desde Los Ángeles a Madrid para arropar a Miguel Ríos, responsable de su amor por el rock gracias al primer concierto de la vida del intérprete, cuando tenía 14 añosLeer más