Cultura

Gala de los premios Goya: Agradecimientos, dedicatorias y tedio

Contabilizo en tres horas y 20 minutos la duración de los premios Goya. Deduzco que si se le hubieran añadido spots publicitarios aquello se hubiera alargado hasta bordear el amanecer. Si estás bien acompañado imagino que el tedio sería más soportable. Que las risas, conversaciones y alcohol sanamente compartido lograrían que el tormento pasara más deprisa. Pero hacerlo en soledad incitaba al cabeceo, a los repetidos temblores de los receptores cuando ves grupos de seis, siete u ocho premiados subir al escenario y percibir que todos van a querer hablar, que la conmovedora lista de sus agradecimientos va a ser infinita, que se empeñarán en que los espectadores compartan su interminable volcán anímico. Por ello, todo mi agradecimiento al premiado Kiko de la Rica y a su escueto: “Gracias por el premio. Y hasta luego”.

Seguir leyendo

La ceremonia fue un espectáculo aburrido, carente de ritmo y de gracia, piadosamente olvidable, aunque los premios fueron razonablesRead More