Cultura

Nuestros arcaicos

Un añorado amigo les agrupó, como si fueran una secta, y les dio el nombre de “los que no perciben que todo ha cambiado a su alrededor”. Entre los casos más paradigmáticos de este club encontramos el de Luis XVI, que, cuando tomaron la Bastilla, escribió en su diario personal sólo una palabra: “Nada”.

Seguir leyendo

Los de esta secta, como los llamó un amigo, no son capaces siquiera de registrar los cambios que se han están dando en todas partes, incluido, aunque aún no lo sepan, en su mínimo mundoRead More