Cultura

Un historiador británico del arte descubre que el cuadro por el que apenas pagó 80 euros era un Van Dyck auténtico

Esta es una historia perfecta para demostrar que, en ocasiones, un titular puede ser verdadero pero no exacto; y un cuadro puede ser original, sin que nunca se llegue a saber si lo es al cien por cien. Cuando el historiador británico del arte Christopher Wright trabajaba en una biblioteca londinense, allá por 1976, ganaba 20 libras semanales (unos 23 euros actuales). Y conseguía algo de dinero extra con sus primeros ensayos académicos. El retrato de la infanta de España Isabel Clara Eugenia, que le compró a un marchante de arte ocasional del centro de la ciudad, de esos que lo mismo vendían una silla, un armario, un candelabro o una vieja pintura, le costó 65 libras. Más de tres cuartas partes de su salario. Unos 80 euros, al cambio actual. Casi medio siglo después, con una carrera profesional ya consolidada, Wright descubrió casi por casualidad que aquella obra, el rostro de una mujer adusta con los hábitos de monja, tenía la mano del genio flamenco de la pintura, Anton van Dyck (Amberes, 1599-Londres, 1641).

Seguir leyendo

La obra del artista flamenco, el retrato de la infanta de España Isabel Clara Eugenia, pasó inadvertida durante años en el salón del domicilio de Christopher Wright. La perfección de las manos del retrato fue la pista de su verdadero origenRead More